La Biblia

Acceso directo a la lectura de LA BIBLIA

https://www.vatican.va/archive/ESL0506/_INDEX.HTM

Año 2020,

"Año de la Palabra de Dios"


Diocésis de Canaria

https://diocesisdecanarias.net/palabra2020/

El mes de septiembre, en la Iglesia Católica, está dedicado a la Palabra de Dios, con el nombre de MES DE LA BIBLIA. Este año 2020, con ocasión de la Pandemia mundial que vivimos, el Mes de la Biblia toma una importancia especial.

La Federación Bíblica Internacional declaró el año 2020 como el "Año de la Palabra de Dios" por haberse cumplido en 2019 el 50º aniversario de la fundación de la Federación y por cumplirse el 30 de septiembre de 2020 el 1600º aniversario de la muerte de san Jerónimo, célebre traductor de la Biblia al latín. Cierto es que esos dos aniversarios son realmente importantes para todo el mundo de la pastoral bíblica, y por ello fue muy acertado celebrar el "Año de la Palabra de Dios". Se había organizado todo un año de festejos y acontecimientos alrededor de la Biblia, en todo el mundo, comenzando el 1 de diciembre de 2019 y culminando el 30 de septiembre de 2020, incluyendo el nombramiento que realizó el papa Francisco del "Domingo de la Palabra de Dios" en enero, pero debido a la pandemia, todo tuvo que reducirse, y pasar, en la medida de lo posible al formato virtual. Así todo, la celebración continúa, ya que donde sea que estén, todas las personas pueden llevar la Biblia consigo, celebrar la Palabra de Dios, orarla, escucharla y practicarla.


¿POR QUÉ SEPTIEMBRE ES EL MES DEDICADO A LA SANTA BIBLIA?

En este mes, la Iglesia Católica llama a la población a reavivar su compromiso con la Palabra de Dios.

Durante todo el mes de septiembre, la Iglesia celebra el mes de la Santa Biblia y presta especial atención a la Palabra de Dios contenida en las Sagradas Escrituras.

Para nosotros, los Cristianos Católicos, septiembre es el mes de la Biblia porque el día 30 de septiembre es el día de san Jerónimo, el hombre que dedicó su vida al estudio y a la traducción de la Biblia al latín.

San Jerónimo nació en Dalmacia, cerca del año 340 y murió en Belén el 30 de septiembre de 420. San Jerónimo tradujo la Biblia del griego y el hebreo al latín. La traducción al latín de la Biblia hecha por san Jerónimo, llamada la Vulgata (de vulgata editio, "edición para el pueblo"), ha sido hasta la promulgación de la Neo vulgata en 1979, el texto bíblico oficial de la Iglesia católica romana.

La Nueva Evangelización nos exige este conocimiento de la Palabra para afrontar los nuevos desafíos. En una realidad que cambia constantemente es necesario sembrar en ella la semilla del Evangelio, para que el mensaje de Jesús llegue a ser una interpretación válida, comprensible, esperanzadora y relevante para la vida del hombre y de la mujer de hoy.

La intención, es que, durante este mes, en todas las comunidades cristianas o grupos familiares, se desarrollen algunas actividades que nos permitan acercarnos mejor y con más provecho a la Palabra de Dios.

La palabra de Dios se configura como alimento espiritual para la vida de todo cristiano. Los mensajes, parábolas y vivencias contenidas en la Biblia nos permiten entender y comprender la gran obra de salvación de Jesucristo.

¿Qué nos dijo el Papa Francisco acerca de la Biblia?

"Nosotros los cristianos tenemos que tener un único objetivo en nuestra vida de fe y es poner la Biblia en el centro de nuestra vida cristiana, para que ella sea una brújula, pero también para que ella sea como la primavera de nuestra vida espiritual, para que ella sea la que nos indique el camino a seguir, pero sobre todo porque, como decía San Jerónimo: quien desconoce la escritura desconoce la persona de Jesús".

ORACIÓN (Sergio Stevan)

Haz que tu Palabra, Señor,
entre en mi corazón
y me haga capaz de seguirte paso a paso.
Ayúdame a confiar en tu Palabra;
a través de ella podemos conocer tu rostro,
los caminos en los que tú quieres que andemos y sirvamos.
Hazme capaz de escuchar, Señor,
de escucharte y escuchar a los demás
que están a mi lado, para servirlos,
sin vacilación, sin detenerme.

Que mi corazón sea tierra buena
que acoge la Palabra
para ponerla en práctica
y dar mucho fruto.
Señor, que, gracias a la escucha de la Palabra,
yo pueda vivir cada momento de mi jornada
con la certeza de ser guiado,
conducido y atraído por ti,
y cuando me vea tentado a detenerme
sé tú el descanso de mi fatiga,
la paz y el gozo de mi corazón. Amén.


Plan de lectura del Nuevo Testamento:

  1. 1ª Carta de San Juan (2 veces)
  2. Evangelio de San Juan
  3. Evangelio de San Marcos
  4. Las pequeñas cartas de San Pablo: Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1ª y 2ª Tesalonicenses, 1ª y 2ª Timoteo, Tito, Filemón
  5. Evangelio de San Lucas
  6. Hechos de los Apóstoles
  7. Carta a los Romanos
  8. Evangelio de San Mateo
  9. 1ª y 2ª Carta a los Corintios
  10. Hebreos
  11. Carta de Santiago
  12. 1ª y 2ª Carta de San Pedro
  13. 2ª y 3ª Carta de San Juan
  14. Carta de San Judas
  15. Apocalipsis
  16. 1ª Carta de San Juan (3ª vez)
  17. Evangelio de San Juan (2ª vez)

Plan de lectura del Antiguo Testamento

  1. Génesis
  2. Éxodo
  3. Números
  4. Josué
  5. Jueces
  6. 1° Samuel
  7. 2º Samuel
  8. 1º Reyes
  9. 2º Reyes
  10. Amós
  11. Oseas
  12. Isaías (1-39)
  13. Miqueas
  14. Nahúm
  15. Sofonías
  16. Habacuc
  17. Jeremías
  18. Lamentaciones
  19. Ezequiel
  20. Abdías
  21. Isaías (40-55)
  22. 1º Crónicas
  23. 2º Crónicas
  24. Esdras
  25. Nehemías
  26. Ageo
  27. Zacarías
  28. Isaías (56-66)
  29. Malaquías
  30. Joel
  31. Jonás
  32. Rut
  33. Tobías
  34. Judit
  35. Ester
  36. Eclesiástico
  37. Cantar de los Cantares
  38. Job
  39. Eclesiastés
  40. 1º Macabeos
  41. 2º Macabeos
  42. Baruc
  43. Daniel
  44. Sabiduría
  45. Levítico
  46. Deuteronomio

La Biblia no es un simple libro, es una obra de 73 libros. Son muy diferentes unos de otros, tienen estilos muy distintos, fueron escritos en épocas muy distantes y en situaciones muy diferentes.

Hay personas que leen la Biblia desde el principio y empiezan por el Génesis. En general, no pasan del quinto libro. Se desaniman y no vuelven más.

Es necesario un Plan de lectura. Al principio, hay muchas cosas que no se entienden, lo que es muy natural. A medida que se va leyendo, las cosas se van aclarando.

Aquí presentamos el plan de lectura de Monseñor Jonas Abib, sacerdote católico de Brasil.

Está destinado a aquellos que desean empezar a leer la Biblia y no tienen otros recursos que no sean conocer la Biblia a través de ella misma.

Sigue el orden indicado aquí, forma parte del método.


¿Por qué comenzar por la 1ª carta de San Juan?

Monseñor Jonas indica que la primera necesidad de un cristiano es tener la certeza de su salvación. Es saber que Dios le ama y le ha elegido.

De los 73 libros de la Biblia, sólo esa pequeña carta fue escrita con ese propósito: darnos la certeza de la salvación. En la conclusión de su carta, San Juan dice:

"Les he escrito estas cosas, a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen la Vida eterna" (1 Jn 5, 13).


Lecturas de los libros del Antiguo Testamento

El monseñor recomienda comenzar la lectura por los tres libros sapienciales: Sabiduría, Eclesiástico y Proverbios.

Son libros muy próximos al Nuevo Testamento y fuentes de ricas enseñanzas. Lee, al mismo tiempo, el libro de los Salmos.

En el caso de los Salmos, el sacerdote indica que se tienen que trabajar con los Salmos independientemente de algún orden específico.

Cada vez que te sientas impulsado a leer uno, hazlo, hacen mucho bien.

Aparte de ello, los libros del Antiguo Testamento deberían leerse en orden cronológico: desde los orígenes hasta la venida de Cristo.