Obispado de la Diócesis de Canarias

Carta de los obispos de las dos diócesis del archipiélago canario: «Todos unidos en oración por La Palma»

† Bernardo Álvarez Afonso, obispo Nivariense.

† José Mazuelos Pérez, obispo Canariense.

https://nivariensedigital.es/carta-de-los-obispos-de-las-dos-diocesis-del-archipielago-canario-todos-unidos-en-oracion-por-la-palma/

TODOS UNIDOS EN ORACIÓN POR LA PALMA


Queridos hermanos y amigos de las Islas Canarias:

Con dolor e impotencia estamos viviendo estos días la erupción de un volcán, en la Cumbre Vieja de la Isla de La Palma. En primer lugar, hay que agradecer a los científicos la aportación de todos sus conocimientos que han permitido prevenir los riesgos; asimismo, reconocer y agradecer a las autoridades toda su entrega y su lucha para evitar, como lo han conseguido hasta ahora, los daños personales y la pérdida de vidas humanas.

Gratitud, y un aliento especial, para las fuerzas y cuerpos de seguridad: La Guardia Civil, la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas (particularmente la UME), la Policía Canaria, la Policía Local de los Municipios de La Palma, los Bomberos de la Palma y los llegados de otras islas.

También, valorar y agradecer el trabajo incansable de los miembros de Protección Civil, de los Servicios Sociales y servicios de otro tipo, que se desviven por atender a la población afectada. Igualmente, a todos los voluntarios de Cruz Roja, de Cáritas, y de otras instituciones públicas y privadas, sin olvidar a las personas particulares que han ofrecido sus casas y su prestación personal. Todos ellos se están volcando para acoger, acompañar y atender las necesidades de los damnificados. Por tanta generosidad, damos gracias a Dios y les encomendamos a todos en la oración, para que les dé fortaleza en su servicio y experimenten la alegría de hacer el bien.

Ante la fuerza de la naturaleza y, más concretamente, ante el rugir de la tierra, sentimos la impotencia al comprobar nuestra pequeñez, incapaz de parar una colada de lava destructora. La situación nos supera y las fuerzas humanas nada pueden hacer para controlar un fenómeno natural como este, que se manifiesta en los temblores sísmicos y en las abundantes coladas.

Ciertamente, como estamos comprobando, ante una catástrofe como esta, nadie se queda indiferente. Particularmente, los cristianos, movidos por la fe en Dios -Padre de todos- nos sentimos comprometidos a poner nuestro tiempo, nuestros bienes y capacidades, al servicio de las personas necesitadas. Gracias a nuestra fe, los creyentes, nos apoyamos en Dios "que es poderoso para hacer que copiosamente tengamos más de lo que pedimos o pensamos, en virtud de su poder que actúa en nosotros" (Ef. 3,20). Por eso, de la mano de Nuestro Señor Jesucristo, estamos llamados a abrir nuestros corazones a Dios y pedirle que, con su fuerza poderosa, actúe en nuestra historia y nos libre de todo mal.

En estos momentos dramáticos, ante la situación que se está viviendo en la Isla de La Palma, revivimos nuestra confianza en Dios, le hacemos presente nuestros sentimientos, le manifestamos nuestro deseo de que esta erupción volcánica acabe pronto y le pedimos que no se produzcan más daños.

Y, ante los efectos ya producidos por la catástrofe, le encomendamos a las personas afectadas para que les proteja del pesimismo y les dé fortaleza para afrontar, con paciencia y esperanza, esta tribulación que están padeciendo. Hacemos nuestro su dolor y pedimos a Dios que les conceda consuelo en su aflicción; que, en esta difícil situación, sientan la cercanía y la ayuda por parte de toda la sociedad, y que los programas de reconstrucción, previstos por las instituciones públicas, les permitan rehacer sus vidas.

Cuando visitamos los santuarios marianos, en cada una de nuestras islas, nos damos cuenta que en ellos se refleja la fe de nuestros antepasados que, a lo largo de la historia, en momentos de dificultad, acudieron a la Virgen María. En todos ellos, se manifiesta la realidad de un pueblo que no se deja engañar por la presunción de quienes se creen que todo lo pueden. Por el contrario, muestran el espíritu de las personas que, ante los males naturales, tienen clara conciencia de su pequeñez e impotencia, y ello lo lleva a unirse en oración y súplicas al Señor, contando con la intercesión de nuestra Madre, la Virgen María.

Igualmente, la vida cristiana no está exenta de momentos de crisis y dificultades. Lo vemos en el testimonio de los santos, en las pruebas que tuvieron que afrontar. Pero, ellos nos enseñan que el secreto, para seguir caminando en las dificultades, es la fe y la fuerza de la oración. Gracias a ella, pudieron perseverar y sostener a otros en su peregrinar. Estaban convencidos que "con la oración damos lugar a la acción de Dios en nuestra vida". Todos estamos llamados a seguir su ejemplo.

Por ello, en esta situación dramática, cargada de sufrimiento y de angustia que atenaza nuestro archipiélago, pues "todos somos palmeros", acudimos a la Madre de Dios y Madre nuestra, buscando consuelo y refugio bajo su protección.

Pidamos a la Virgen María que vuelva a nosotros sus ojos misericordiosos, que consuele a los que están afligidos por la pérdida de sus casas y de todos sus bienes, y que infunda confianza en quienes viven en el temor de un futuro incierto. Haciendo una paráfrasis de la oración del Papa Francisco, con motivo de la pandemia, le decimos a la Virgen María:


"María, Madre nuestra, implora al Padre de misericordia que esta dura prueba termine y que volvamos a encontrar en la isla de La Palma un horizonte de esperanza y de paz.

Protege a todos los que se desviven por ayudar y evitar mayores males. Acompaña su precioso servicio y concédeles fortaleza, bondad y salud.

Madre Santa, acrecienta en todos nosotros el sentido de pertenencia a la única gran familia humana, para que con espíritu fraterno y solidario salgamos en ayuda de las numerosas formas de pobreza y situaciones de miseria que genera este volcán.

Virgen María, Consuelo de los afligidos, abraza a todos tus hijos atribulados, haz que Dios nos libere con su mano poderosa de este terrible volcán y que la vida en nuestro archipiélago y, especialmente, en la isla de La Palma pueda reanudar su curso normal con serenidad y en paz.

Nos encomendamos a Ti, Madre, que brillas en nuestro camino como signo de esperanza. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!"


Pedimos la intervención de Dios para que nos ayude a todos a "saber estar" en esta tragedia, poniendo de nuestra parte lo que somos, sabemos y tenemos al servicio de las personas afectadas. Es por ello que seguimos pidiendo vuestra generosidad, canalizada en donativos a través de Cáritas.

También, como Iglesia que camina en las Islas Canarias, "nos unimos en oración por La Palma". Lo hacemos de modo personal en cualquier momento y, mediante una Vigilia de Oración comunitaria, el próximo día 11 de octubre, víspera de la Virgen María del Pilar. Para ello, les invitamos a acudir a los santuarios marianos y a los templos de las patronas de cada Isla, pidiéndole a Nuestra Señora, que proteja al pueblo de La Palma del volcán y frene sus efectos devastadores.

Asimismo, invitamos a que, en las parroquias y otros lugares de oración, según sus posibilidades, se pueda tener algún momento de oración el mismo día 11. Que ella, nuestra Madre en la fe, siga siendo con su ternura y acogida amorosa, esperanza de nuestro pueblo canario.

Es lo que, con todo afecto, deseamos y pedimos para todos.

† Bernardo Álvarez Afonso, obispo Nivariense.

† José Mazuelos Pérez, obispo Canariense.

Esta ya es su casa Sr. Obispo, Don José Mazuelos

2 de Mayo del 2021

Accede a partir del enlace al pie de esta cita, a la celebración del V Domingo de Pascua, Ciclo B, presidida por el Sr. Obispo. 2 de Mayo del 2021

Modificado el rito del Miércoles de Ceniza en tiempo de pandemia.

El Miércoles de Ceniza de este año cae el 17 de febrero de 2021


La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha publicado una nota en la que explica la modificación del rito del Miércoles de Ceniza, adaptándose a las medidas de seguridad sanitarias establecidas en este tiempo de pandemia.

Ciudad del Vaticano

Para poder respetar las medidas sanitarias de seguridad y evitar el contagio del COVID-19, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha modificado el rito del Miércoles de Ceniza adaptándose a este tiempo de pandemia.

Tal como se lee en la nota difundida por la Congregación, "pronunciada la oración de bendición de las cenizas y después de asperjarlas, sin decir nada, con el agua bendita, el sacerdote se dirigirá a los presentes, diciendo una sola vez y para todos los fieles, la fórmula del Misal Romano: «Convertíos y creed en el Evangelio», o bien: «Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás».

Después, el sacerdote se limpiará las manos y se pondrá la mascarilla para proteger la nariz y la boca. Posteriormente, impondrá la ceniza a cuantos se acercan a él o, si es oportuno, se acercará a los fieles que estén de pie, permaneciendo en su lugar. Asimismo, el sacerdote tomará la ceniza y la dejará caer sobre la cabeza de cada uno, sin decir nada".

La nota fue firmada en la sede de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el 12 de enero de 2021          por el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos desde 2014                   y Monseñor Arthur Roche, Arzobispo Secretario.

Jornada de Ayuno y Vigilia de Oración ante la aprobación en el Congreso de los Diputados de la Ley de Eutanasia

Miércoles, 16 de diciembre de 2020

Aquí comienza tu texto. Puedes hacer clic en este punto y empezar a escribir. Aut odit aut fugit sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt neque porro quisquam est qui dolorem ipsum quia dolor sit amet consectetur adipisci.

Las Parroquias de San Fernando de Maspalomas y San José de Fataga,

se unen a esta jornada de ayuno y oración

A V I S O: Miércoles, 16 de Diciembre en San Fernando, uniéndonos en la oracion y pidiendo a Dios por la nefasta Ley a favor de la Eutanasia, VIGILIA DE ORACION, de 18:30 a 19:15, con exposición del Santísimo.

Y 19:20, EUCARISTIA.

Te invitamos a UNIRTE EN ORACIÓN JUNTO A TODOS

Unidos en Oración. Firmes en la Verdad.

"La Vida es un Don" vs eutanasia

La Diócesis de Canarias se suma a la petición que la Conferencia Episcopal hizo en la Nota "ante la aprobación en el Congreso de los Diputados de la ley de la eutanasia", del pasado 11 de diciembre.

Por ello, en todas las parroquias de esta Diócesis de Canarias se convoca para que mañana miércoles, 16 de diciembre, se celebre una Jornada de ayuno y Vigilia de oración para pedir al Señor que "inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana", a la vez que se invita a cuantas personas e instituciones quieran unirse a esta iniciativa.

En esta Nota de la Conferencia Episcopal se nos recuerda que "El Congreso de los Diputados está a punto de culminar la aprobación de la Ley Orgánica de regulación de la eutanasia. La tramitación se ha realizado de manera sospechosamente acelerada, en tiempo de pandemia y estado de alarma, sin escucha ni diálogo público" y que este hecho "instaura una ruptura moral; un cambio en los fines del Estado: de defender la vida a ser responsable de la muerte infligida; y también de la profesión médica..."

Las Palmas de G.C., a 15 de diciembre de 2020.

https://diocesisdecanarias.net/vigiliaeutanasia20/

Nota de la Conferencia Episcopal Española

ante la aprobación en el Congreso de los Diputados de la ley de la eutanasia

11 de diciembre de 2020

`La vida es un don, la eutanasia un fracaso´

Puedes leerla completa en el siguiente enlace

https://diocesisdecanarias.net/eutanasiadic20/


TOMA DE POSESIÓN E INICIO DEL MINISTERIO EPISCOPAL DE NUESTRO NUEVO OBISPOMONS. D. JOSÉ MAZUELOS PÉREZ

Catedral de Santa Ana el viernes 2 de octubre de 2020 

https://www.laprovincia.es/las-palmas/2020/10/03/jose-mazuelos-llega-diocesis-animado-14815844.htmil

LA PROVINCIA

La Diócesis de Canarias ya tiene nuevo obispo. Las paredes de la catedral de Santa Ana presenciaron ayer la toma de posesión de José Mazuelos Pérez (Osuna, Sevilla, 1960) como nuevo titular de la Iglesia católica ante las islas de Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa. "No estoy solo", destacó durante su homilía, pues aseguró que cuenta con "una Iglesia viva" en el Archipiélago formada por multitud de parroquias, asociaciones, congregaciones y fieles.

El hispalense, licenciado en medicina y obispo de la Diócesis de Jerez (Cádiz) hasta hace unos meses, cruzó el atrio de la catedral acompañado del obispo saliente, Francisco Cases Andreu, y el Nuncio Apostólico en España, Bernardito Auza, tras un pequeño chaparrón que dejó completamente empapada la plaza de Santa Ana. Una vez ante las puertas del templo, el Deán de la catedral, Nicolás Moche, le ofreció el crucifijo y agua bendita. A continuación, procesionaron por el interior de la basílica, con una breve parada en la capilla del Santísimo, hasta finalmente acceder al patio de Los Naranjos. Un acto donde el coro y el órgano también cobraron protagonismo.

Una vez en el claustro procedieron a revestirse con los ropajes propios de una ceremonia de esta índole. Transcurridos unos minutos, la comitiva eclesiástica volvió al interior de la catedral hasta alcanzar el Altar Mayor, que a partir de ese momento sería el centro de todas las miradas del culto. De hecho, entre el público se entremezclaban, protegidos con mascarillas y guardando distancias, 100 sacerdotes, autoridades civiles y militares, invitados de toda índole y diferentes congregaciones, asociaciones y cofradías religiosas.

Cases, obispo administrador de la Diócesis de Canarias desde que fuera electo Mazuelos el pasado mes de julio, pronunció sus últimas palabras ante los fieles de las Islas Orientales. "Hoy es un día sagrado, un día que llena de gozo al Señor", apuntó la persona que ha estado al frente de la Iglesia en la provincia de Las Palmas durante los últimos 15 años. Tras pronunciar sus "sentimientos" desde el prebisterio mostró su satisfacción ante "la llegada del nuevo Pastor [el Obispo electo]" para guiar así a los fieles y a la comunidad eclesiástica en el Archipiélago. Además, dio la bienvenida al Nuncio y al cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, entre otros invitados, sin olvidar un saludo a su Santidad, el Papa Francisco.

Tras la lectura de las Letras Apostólicas por parte del canónigo de la Catedral, José Lavandera, el Nuncio fue el encargado de tomar la palabra. Este cargo hace las veces de representante del Papa en España, de tal manera que en esta ocasión ha sido el encargado de efectuar el relevo ante el obispado de la Diócesis de Canarias.

El Nuncio invitó al hispalense a sentarse en la cátedra del Altar Mayor para, posteriormente, entregarle el báculo, por lo que oficialmente se convertía en el nuevo obispo de Canarias. Una toma de posesión en la que las puertas de la catedral se mantuvieron en todo momento, con la finalidad de "airear" el templo y, al mismo tiempo, que un grupo de fieles y curiosos pudieran presenciar el acto desde la distancia.

Los sacerdotes de mayor y menor edad de la Diócesis -Olegario Peña (93 años) y Gerardo Balbuena (27), respectivamente- y una familia (Pedro Bolaños y Mariluz Suárez) mostraron sus respetos ante el nuevo obispo. La liturgia continuó con la lectura del libro de Isaías y la carta del apóstol San Pablo a los romanos, fragmentos de la Biblia a los que haría alusión Mazuelos posteriormente durante su homilía.

El andaluz comenzó su primera alocución a los fieles arropado por el cardenal arzobispo de Sevilla -jurisdicción eclesiástica a la que pertenece la Diócesis de Canarias-; el secretario de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello; el Nuncio; y una decena de obispos procedentes de diferentes puntos de España, entre ellos el titular de la Diócesis Nivariense -correspondiente con la provincia de Santa Cruz de Tenerife-, Bernardo Álvarez Afonso.

"No estoy solo, cuento con una Iglesia viva", señaló Mazuelos durante su homilía. El nuevo obispo indicó que le daba "respeto" presidir una diócesis "con una larga historia y mucha experiencia echando redes", al mismo tiempo que invitó a sus miembros a la "tarea de repensar los objetivos" de cara a una "nueva evangelización" en busca de quienes hayan abandonado la Iglesia o de quienes nunca hubieran estado en ella, puntualizó. De hecho, se mostró decidido a "caminar juntos, renovar con alegría el ministerio y afrontar la misión tendiendo las manos"; todo con una dosis de "frescura, valentía y disponibilidad".

Durante su discurso tuvo palabras de agradecimiento "por su generosidad" para quienes le estaban arropando en ese primer día. Especialmente para el cardenal arzobispo de Sevilla y para su familia -su madre y hermanos- y amigos. También nombró a los diferentes representantes de carácter civil y militar presentes, entre estos, el presidente del Gobierno de Canarias Canarias, Ángel Víctor Torres. Es más, el hispalense tampoco se olvidó de las monjas de clausura de su Osuna natal, a quienes mandó un saludo a través de los medios de comunicación que siguieron el acto en directo.

Mazuelos hizo alusión a la palabra Isaías, en referencia al momento en el cual sintió "la llamada del Señor"; instante en el cual le surgieron "muchas dudas", las cuales finalmente fueron resueltas. "Hoy puedo decir que Dios es fiel", indicó. Una vocación por la que dio gracias, en buena medida, al que fuera su párroco. "Cuando los acontecimientos de la vida no son como esperamos, nada mejor que abrir los ojos del corazón", sugirió tras mencionar la ya recitada carta de San Pablo a los romanos. "Dios no prometió el éxito aquí abajo", apuntó al respecto.

Tras afirmar que "es la entrega donde está nuestro triunfo", Mazuelos criticó la sociedad "individualista", la cual actúa a su juicio "introduciéndonos en la economía del descarte y sometiéndonos en la maldición del tiempo". En un discurso en el que hubo alusiones a los últimos papas gobernantes de la Iglesia -Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco-, el sevillano señaló que es necesario insistir ante el "desánimo" para "no seguir avanzando en la dictadura del relativismo".

Mazuelos reconoció también la labor de Cáritas ante los más necesitados, la inmigración y la pandemia de la Covid-19. "Esto me tranquiliza y me anima", apuntó. Para, a continuación, señalar que está dispuesto a "conocer" a "cada uno" de los miembros de la Iglesia en las Islas. Y es que por delante le queda demostrar su gestión del episcopado ante las voces de ciertos fieles que a principios de verano, cuando todavía su nombre no había sido seleccionado, solicitaron que el nuevo obispo fuera canario.

D. JOSÉ MAZUELOS

Mazuelos se convierte así en el obispo número 69 de una Diócesis que comenzó su andadura en 1406 en Lanzarote en la localidad fundada por los normandos bajo el nombre de San Marcial del Rubicón. Natural de Osuna -Sevilla-, estudió medicina en la Universidad Hispalense hasta licenciarse en 1983. Durante su servicio militar en la Armada fue destinado al Hospital Militar San Carlos de San Fernando (Cádiz).

Poco después, en 1985, ingresa en el Seminario de Sevilla, ciudad en la que finalmente sería ordenado sacerdote cinco años más tarde. Tras pasar por varias parroquias y cursar estudios de Teología Moral en Roma es nombrado Canónigo Penitenciario de la catedral de la capital andaluza. Ya en 2009 fue designado obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez hasta que 11 años después tomara fuera nominado por el Papa Francisco como titular del episcopado de Canarias el pasado julio.

Cases, tras 15 años al frente del episcopado, se retira a su pueblo natal de Alicante

De esta manera, Mazuelos toma el relevo a Cases, quien ha sido obispo de las Islas Orientales desde el año 2005 y quien ha tenido que afrontar en los últimos meses de una manera atípica por la pandemia; en especial, festividades religiosas de gran importancia entre los fieles, como puede ser la de la patrona de la Diócesis, la Virgen del Pino. Alicantino de origen, dará paso ahora a su jubilación en su pueblo natal según ha podido adelantar él mismo en este tiempo de interinidad. 

"El obispo camina delante del pueblo para indicar el camino y cuidar su esperanza, a veces estará en medio de todos con su cercanía sincera y misericordiosa, y en ocasiones caminará detrás del pueblo para ayudar a los rezagados y encontrar nuevos caminos". 

(Papa Francisco)

https://diocesisdecanarias.net/tomaposesionoct20/





Compartimos los enlaces a las publicaciones de hoy en los principales Periódicos de nuestra provincia, así como el video de la celebración compartido por "Canarias Actualidad"

"Sea BIENVENIDO Don José Mazuelos, nuestro Obispo de la Diócesis de Canaria"



https://www.canarias7.es/canarias/jose-mazuelos-llama-20201003235643-nt.html

CANARIAS 7

Repensar estilos y métodos, buscar caminos nuevos para la evangelización, y hacerlo con «la frescura y la valentía» que se tienen cuando se siente la llamada del señor». Esas serán las intenciones del nuevo obispo de la Diócesis de Canarias -que engloba Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y La Graciosa-, José Mazuelos Pérez, que este viernes tomó posesión. Así lo expresó en la homilía que ofreció durante el acto celebrado en la catedral de Santa Ana, en la capital grancanaria.

Mazuelos dijo sentir una gran «tranquilidad» por venir «a una iglesia con una gran historia y experiencia echando redes». Pero insistió en que se abandonara el «criterio de siempre se ha hecho a sí» para responder a la reclamación del Papa: «Seamos una iglesia de buscar caminos nuevos. Es necesario tener audacia».

El obispo señaló que «uno de los grandes males que padece la sociedad es el desánimo», en muchas ocasiones provocado por la dinámica del «éxito y la eficacia». «El desánimo puede surgir porque que después de tanto trabajo no se obtiene fruto que deseamos. O cuando los acontecimientos no son como esperábamos». Ante este desánimo el nuevo obispo animó a «abrir los ojos del corazón y mirar con los ojos de Dios». Es más, continuó, «Dios no nos prometió el éxito aquí abajo», señaló. Pero los creyentes si tienen «la certeza de que dios no fracasa porque siempre encuentra modos nuevos de llegar a los hombres». Por eso abundó en que quienes creen deben tener presente «la entrega. El éxito es un milagro de la gracia y pase lo que pase, nada podrá apartarnos de dios». Mazuelos también habló de la «esclavitud del individualismo» y de la «tristeza individualista que niega toda trascendencia», lo que hace que el «hombre» se entregue «a la búsqueda de la satisfacción superficial e inmediata». Pero pidió no condenar a este «hombre», sino llevarlo «a un médico para curarle la ceguera». Y citó a Juan Pablo II para reclamar «el humanismo que tanto necesita esta sociedad frente a la dictadura del relativismo».

El nuevo obispo tuvo palabras para su congregación, a la que dijo que tendrá las puertas de su corazón y de su casa abiertas. Y se congratulo de la labor de las distintas áreas de la iglesia en las islas, desde Cáritas hasta la ayuda a las personas migrantes. «Tengo la tranquilidad de saber que no estoy solo, que cuento con una iglesia viva», aseguró.

Mazuelos será el obispo número 69 de la Diócesis de Canarias. Nacido en Osuna (Sevilla) en 1960, se licenció en Medicina y trabajó durante su servicio militar en el Hospital Militar de San Carlos de San Fernando (Cádiz). Ordenado sacerdote en 1990, estudió en Roma donde se licenció en Teología Moral. En junio de 2009 fue consagrado obispo de Asidonia-Jerez en la Santa Iglesia Catedral de Jerez de la Frontera. y el pasado julio el Papa Francisco lo nombró obispo de la Diócesis de Canarias. También es presidente de la subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española.

Antes de que fuera investido Mazuelos, el obispo saliente, Francisco Cases había tomado la palabra para agradecer los años que ha estado en el archipiélago, 15, y desearle a su sucesor el mejor futuro. «Espero», dijo el ahora obispo emérito de la Diócesis de Canarias, «que tengas la misma acogida y más que me han dedicado a mí». Y añadió, «Te deseo de todo corazón que seas tan feliz como he sido yo en Canarias».

Francisco Cases llevaba desde el pasado octubre, cuando cumplió 75 años, de forma interina esperando que lo sustituyeran.

En la ceremonia también estuvo presente el nuncio Bernardito Cleopas Auza, representante del papa Francisco en España. «MI presencia aquí es para significar el interés del santo padre por esta iglesia», dijo el nuncio al tomar la palabra para dar la bienvenida al acto de investidura. La celebración, por el obligatorio protocolo contra la extensión del coronavirus, se realizó limitando el aforo de la catedral de Santa Ana.

¡¡Felicidades en su Cumpleaños Don José!!

https://diocesisdecanarias.net/cumpleanosmonsmazuelos/

Hoy, nuestro Obispo cumple sus 60.

Las parroquias de San Fernando y Fataga le hacemos llegar nuestra FELICITACIÓN.

9 de Octubre del 2020