Santiago Apostol

Todos los caminos nos llevan a Santiago Apostol en Gran Canaria (Galdar, Tunte)                 (Ver más abajo)

Se denomina Año Santo Jubilar Compostelano o Año Santo Jacobeo (en gallego, Ano Santo Xacobeo) aquel en que el 25 de julio (festividad de Santiago Apóstol) cae en domingo. Esto sucede con una cadencia regular de 6-5-6-11 años (excepto cuando el último año de un siglo no es bisiesto, cuando pueden darse lapsos de 7 o 12 años), de modo que cada siglo se celebran catorce Años Santos Jacobeos. La celebración de cada año santo otorga la indulgencia a todos aquellos fieles que voluntariamente cumplan las siguientes condiciones:

  1. visitar la catedral de Santiago de Compostela, en Galicia, España;
  2. rezar alguna oración (al menos, el Credo o el Padrenuestro) y pedir por las intenciones del Papa. Se recomienda también asistir a la Santa Misa;
  3. recibir los sacramentos de la penitencia y de la comunión; es decir, confesar y comulgar (en los quince días anteriores o posteriores a la visita de la catedral).

Es costumbre, además, acceder a la catedral atravesando la Puerta Santa que se abre únicamente con ocasión de esta solemnidad.

Por mediación de la Iglesia, el jubileo otorga a aquellos fieles dispuestos que cumplan con las condiciones enumeradas, la gracia de la indulgencia plenaria (completa) o remisión de la pena temporal que merecieran los pecados por ellos cometidos.

El primer Año Jubilar fue establecido por el Papa Calixto II en 1122 para el año 1126. Los últimos han sido 1993, 1999, 2004 y 2010. Pasados once años desde el último, nos encontramos actualmente en año Xacobeo, más concretamente el Xacobeo 2021 -2022, que en esta edición, además y debido a la pandemia del Covid-19, se extenderá de forma excepcional al año 2022, algo que no había sucedido nunca. Es, pues, la primera vez que el Xacobeo se celebrará durante dos años consecutivos.

La cadencia 6-5-6-11 de los años jacobeos durante los siglos XIX y XX tiene su explicación en el ritmo de los años bisiestos y en el hecho de que la semana tiene siete días. Si no hubiera años bisiestos habría un año jacobeo cada siete años. Debido a que los años divisibles por cien solo son bisiestos cuando también son divisibles por 400, en los cambios de siglo se puede dar un lapso de siete o doce años entre dos años santos consecutivos.

Conviene advertir que si existe alguna alteración en la secuencia de bisiestos automáticamente se alterará la cadencia de los años jacobeos. Esto sucedió con la reforma gregoriana del año 1582 y sucede, en consecuencia, también en los años centenarios que no sean múltiplos de 400.

  AÑO SANTO JACOBEO

en la Diócesis de Canarias


Camino de Santiago de Gran Canaria 

Peregrinación entre Volcanes

https://jacobeogaldar.es/jacobeo2021/elcamino


SANTIAGO DE GALDAR

SANTIAGO DE TUNTE

¿Qué es un Año Santo o Año Jubilar?

https://diocesisdecanarias.net/jubilarsanto/

En la tradición católica, el Jubileo es un gran acontecimiento religioso. Es el año de la remisión de los pecados y de sus penas. Es el año de la reconciliación, de la conversión y de la penitencia sacramental. En consecuencia, el año de la solidaridad, de la esperanza, de la justicia, del empeño por servir a Dios en el gozo y la paz con los hermanos. El Año Jubilar es ante todo el Año de Cristo, portador de la vida y de la gracia a la humanidad.

Sus orígenes se remontan al Antiguo Testamento. La ley de Moisés había determinado para el pueblo Hebreo un año particular: "Declararéis santo el año cincuenta, y proclamaréis en la tierra liberación para todos sus habitantes Será para vosotros un jubileo; cada uno recobrará su propiedad, y cada cual regresará a su familia. Este año cincuenta será para vosotros un jubileo; no cortaréis ni segaréis los rebrotes, ni vendimiaréis la viña que ha quedado sin podar, porque es el jubileo que será sagrado para vosotros. Comeréis lo que el campo dé de sí. En este Año Jubilar recobraréis cada uno vuestra propiedad" (Lev 25, 10-13).

La trompeta con que se anunciaba este año particular era un cuerno de carnero padre, que se llama "yobel" en hebreo, de ahí la palabra "Jubileo". La celebración de este año llevaba consigo, entre otras cosas, la restitución de las tierras a sus antiguos propietarios, la remisión de las deudas, la liberación de los esclavos, y el reposo de la tierra. En el Nuevo Testamento, Jesús se presenta como Aquel que lleva a su cumplimiento el Jubileo antiguo, ya que Él ha venido a "predicar el año de gracia del Señor" (cfr. Is 61, 1-2).

El Jubileo es un tiempo de gracia destinado a promover la santidad de vida. Ha sido instituido para consolidar la fe, favorecer las obras de solidaridad y la comunión fraterna en el seno de la Iglesia y en la sociedad, en definitiva para recordar y remover a los creyentes a una profesión de fe más sincera y más coherente en Cristo Salvador.

El Jubileo católico puede ser ordinario o extraordinario:
El Año Santo ordinario, o Año Jubilar, es el celebrado en los intervalos preestablecidos mientras que el extraordinario, o Jubileo, es el proclamado como celebración de un hecho destacado.

Es una invitación abierta a todos los cristianos y también a los que se encuentran distantes en la fe y desean volver de nuevo a la vida cristiana. Durante el Año Jubilar la Iglesia concede la indulgencia plenaria, que es una gracia que ayuda al cristiano a hacer camino con la voluntad de convertirnos y reconciliarnos con Dios. Esta gracia también puede ser aplicada a los difuntos como signo de amor hacia ellos.

Santiago Apostol

Así es como Santiago, el 'Hijo del Trueno', se convirtió en el santo patrón de España


El 25 de julio es el día de Santiago el Mayor, patrón de España y particularmente de Galicia, la región española en cuya capital, Santiago de Compostela, están sepultados sus restos.



Un pescador de Galilea y discípulo predilecto de Jesús 

Lo que se sabe sobre Santiago es que era hijo de Zebedeo y de Salomé, y era pescador como su hermano Juan. Toda la familia vivía en Betsaida, en Galilea, a orillas del lago Tiberíades. Antes de ser discípulo de Jesús, Santiago ya conocía a Pedro porque era socio de su padre. Tanto Santiago como su hermano Juan y Pedro se convirtieron en los tres discípulos predilectos de Jesús: estuvieron con Él cuando obró la mayoría de sus milagros, y le acompañaban en el Huerto de Getsemaní en la noche en la que fue arrestado. Debido a su fuerte temperamento, tanto Santiago como su hermano Juan fueron apodados por Cristo como "Hijos del Trueno".

El santo que introdujo el Cristianismo en España

Después de la muerte, resurrección y ascensión de Cristo, Santiago viajó hasta lo que entonces se llamaba Hispania. Así pues, fue él quien introdujo el Cristianismo en el actual territorio de España, reuniendo aquí algunos discípulos que continuarían con su labor. Según la tradición, la Virgen se le apareció a Santiago sobre una columna de piedra, en la actual Zaragoza en el año 40, antes de la asunción de María. Es el origen de la actual advocación de la Virgen del Pilar que se venera en la Basílica de la capital aragonesa. Después de esa aparición, Santiago regresó a Palestina en busca de María. Conocedor de su presencia allí y de que era uno de los más importantes apóstoles de Cristo, el rey Herodes Agripa I -nieto del rey Herodes que ordenó la matanza de inocentes en Belén- ordenó que le mataran, falleciendo decapitado en torno al año 44. Así pues, Santiago fue el primer Apóstol de Cristo que sufrió el martirio por razón de su fe.

El hallazgo de su tumba y el primer peregrino: un Rey

Tras el martirio de Santiago, varios de sus discípulos trasladaron su cuerpo por vía marítima hasta la Gallaecia romana, la actual región española de Galicia. Allí los enterraron cerca de Iria Flavia (la actual localidad de Padrón), en el bosque de Libredón. Allí la sepultura quedó olvidada durante los siglos que transcurrieron desde la caída del Imperio Romano hasta la llegada de los Suevos a Galicia y la posterior llegada de los visigodos. En el año 813, un ermitaño llamado Pelayo que vivía en el bosque de Libredón acudió al obispo de Iria Flavia para darle noticia de la aparición de una estrella señalando un lugar del bosque. Una vez que acudieron allí hallaron tres sepulcros de piedra romanos. Uno de los sepulcros contenía un cadáver decapitado. Los tres cuerpos enterrados fueron identificados como los de Santiago y sus discípulos Teodoro y Atanasio. La noticia se extendió por todo el Reino de Asturias, hasta el punto de que el Rey Alfonso II el Casto visitó los sepulcros, ordenando erigir una iglesia en el lugar del hallazgo. Alfonso II fue el primero de una larga lista de peregrinos que desde entonces acudirían la tumba del Apóstol, convertida en uno de los mayores centros de peregrinación de la Cristiandad, en la ciudad que hoy lleva su nombre: Santiago de Compostela, un topónimo que algunos atribuyen a la forma latina "Campus Stellae", Campo de la Estrella.

El histórico papel de Santiago como patrón de España

Pero antes del hallazgo de sus restos, un himno litúrgico de finales del siglo VIII, "O Dei verbum", atribuido al Beato de Liébana, (se puede ver aquí la versión original en latín), fue el primero en citar al hijo de Zebedeo como patrón de España:

"O vere digne sanctior Apostole
Caput refulgens aureum Hispaniae!
Tutorque nobis, et patronus vernulus,
Vitando pestem, esto salus coelitus:
Omnino pelle morbum, ulcus, facinus."

"¡Oh apóstol santísimo y digno de alabanza,
cabeza refulgente y dorada de España!
Defensor nuestro y patrono nacional
sé nuestra salvación celeste contra la peste
y aleja de nosotros toda enfermedad, llaga y maldad."

Tras el hallazgo de su tumba, el Rey Alfonso II de Asturias (760-842) nombró a Santiago "patronus et dominus" de toda Hispania, siendo el primero en darle ese reconocimiento a nivel oficial. Durante el reinado de Ordoño I de Asturias (821-866), Santiago es mencionado como "noster et tocius Hispanie patronus" (nuestro patrono y de toda España), según cita Adeline Rucquoi en "Adversus Elipandum. El reino de Oviedo y el culto a Santiago". A finales del siglo XV, los Reyes Católicos reafirmaron ese patronazgo del "bien aventurado apostol señor Santiago luz e patron de las Españas cabdillo e guiador de los Reyes dellas e de los otros santos e sanctas de la corte celestial".

La tradición milenaria de la ofrenda nacional al Apóstol

Otra tradición española remarca el patronazgo del Apóstol: el "Voto de Santiago", instaurado por Ramiro I de Asturias (790-850) en el siglo IX, que consistía en una ofrenda anual a Santiago en el templo donde está sepultado. El voto perduró durante cientos de años, hasta que fue abolido por las Cortes de Cádiz en 1812, lo que causó un gran disgusto a nivel popular. El rey Fernando VII lo recuperó, pero volvió a ser anulado por la Revolución de 1869. Ese voto fue recuperado en 1937 por Francisco Franco, que estableció el 25 de julio como fiesta nacional y la jornada en la que se llevaría a cabo esa ofrenda nacional, que durante el franquismo fue personalmente presentada por el Jefe del Estado o por los jefes de la VIII Región Militar y del Departamento Marítimo de Ferrol. Actualmente la lleva a cabo anualmente el Rey de España, ya en persona o -más habitualmente- a través de un delegado regio (el presidente de la Xunta de Galicia o el alcalde de Santiago, generalmente). Con la llegada de la democracia, el 25 de julio dejó de ser fiesta nacional, aunque se sigue celebrando en tierras gallegas como día de Galicia.

El origen de su patronazgo sobre la Caballería española

Además de la asociación entre Santiago y la peregrinación iniciada por el Rey Alfonso II (y que hoy se plasma habitualmente en la iconografía del santo como un peregrino), el primo y sucesor de ese monarca inició una asociación aún más curiosa. Y es que durante el reinado de Ramiro I de Asturias tuvo lugar la Batalla de Clavijo (844). Según la leyenda, Santiago se le apareció en sueños al Rey, animándole a negarse a ofrecer el tributo al Emirato de Córdoba que hasta entonces pagaba el Reino de Asturias como muestra de vasallaje, y animando al Rey a invocar su nombre en batalla. Los asturianos así lo hicieron, e invocando a Santiago lograron vencer a los moros en Clavijo. La leyenda acabó derivando en la aparición en plena batalla de Santiago montado en un caballo blanco y portando un estandarte blanco, contribuyendo así a la victoria de los cristianos contra los musulmanes. Se inició así otra de las representaciones iconográficas más habituales del Apóstol: la de Santiago Matamoros. El lema de "Santiago y cierra España" (la orden de "cerrar", en caballería, significa trabar batalla, acometer al enemigo) se convirtió en el grito de guerra de los cristianos durante la Reconquista. El hijo de Zebedeo se convirtió en un azicate para la lucha por la liberación para los cristianos de la Península Ibérica, que había sido conquistada en casi su totalidad por los musulmanes en el siglo VIII.

Santiago de convirtió así en patrón del Arma de Caballería del Ejército español, un patronazgo que fue ratificado por la Real Orden de 20 de julio de 1892. De hecho, en la actualidad el himno de ese arma termina con el grito de guerra de "Santiago y cierra España" que los jinetes españoles exclamaron durante siglos.

La Orden de Santiago y el origen de la famosa Cruz de Santiago

En 1158, bajo el reinado de Alfonso VIII de Castilla (1155-1214), se fundó en Cáceres la Orden de Caballería de Santiago, que recibió la aprobación pontificia en 1175 del Papa Alejandro III (1100-1181). Fue una de las órdenes militares españolas fundadas durante la Reconquista para contribuir al esfuerzo bélico contra los musulmanes y para defender los territorios cristianos. Se trataba de una orden a la vez religiosa y militar, pero con una diferencia respecto de otras órdenes como el Temple: sus caballeros podían contraer matrimonio. Su historia está tan ligada a la Reconquista que una vez terminada ésta en 1492 y tras fallecer su último Gran Maestre, Alonso de Cárdenas, en 1493, el maestrazgo pasó a los Reyes de España, que lo han ido heredadando desde entonces. Actualmente el Gran Maestre es S.M. el Rey Felipe VI.

El origen de la famosa cruz que sirve de distintivo a la orden se remonta a un lema usado por estos caballeros: "Rubet ensis sanguine arabum" (La espada que se enrojece con la sangre de los árabes). No obstante, en sus inicios la orden usaba una cruz distinta de la que conocemos hoy en día (puedes ver su evolución sobre estas líneas, y encontrarás más datos en esta interesante conferencia publicada por el canal de Youtube de Forjadores del Tiempo).

"Defiende a tus discípulos queridos, protege a tu Nación"

En este día de Santiago quiero una vez más dirigir a nuestro santo patrón las palabras que le dedica el himno al Apóstol que se canta en la Catedral de Santiago cuando vuela el botafumeiro:

"Santo Adalid, Patrón de las Españas,
Amigo del Señor:
defiende a tus discípulos queridos,
protege a tu Nación."